Puertas abiertas a los demonios

12 septiembre, 2019
Versículos: Efesios 4:27, Job 1:8-10, Salmos 31:15, Juan 16:13, Levítico 19:31, Hechos 5:3, 1 Corintios 5:5, 1 Samuel 16:14, 2 Corintios 12:7, 2 Corintios 10:3-5, Efesios 6:10, 1 Pedro 5:8-9
Tipo de servicio:

¿Puede un creyente ser poseído por un demonio? Nosotros creemos que no, pues quien ha venido a Cristo recibe el Espíritu Santo, y sin duda el Espíritu Santo no compartirá nunca habitación con un demonio. Sin embargo Satanás sí puede interferir en nuestras vidas; algunas veces porque Dios lo permite con un propósito, como en el caso de Job, y otras veces porque nosotros le abrimos puertas, por ejemplo mediante la hechicería o nuestra rebeldía. ¡Estémos alerta! ¡Vistámonos toda la armadura! Satanás anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar.