Una gran oportunidad

19 marzo, 2020
Versículos: Mateo 24:14,Mateo 25:31-46, Habacuc 2:14, Lucas 9:10-17, Lucas 10:13-16,Juan 6:25-27,40-42
Tipo de servicio:

Sin duda estamos frente a una gran oportunidad. Este tema del coronavirus termina siendo un medio a través del cual la Iglesia del Señor pueda cumplir con una de las palabras proféticas más poderosas pronunciadas por Jesús. Palabras que quiero recordarles y que están escritas en el evangelio de Mateo:

Mateo 24:14 "Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin."

Con el objetivo de entender mejor estas palabras vamos a dividir en tres partes este versículo y analizar cada una de ellas.

En primer lugar “será predicado este evangelio del reino en todo el mundo”. La palabra evangelio en el griego significa literalmente “Buenas Nuevas” o “Buenas Noticias”, que, a diferencia de las malas noticias, las buenas nuevas de salvación nos alegran y dan esperanza. Curiosamente las noticias de estas últimas semanas nada parecen tener de buenas ni de esperanzadoras, pero es en medio de ellas que se debe escuchar por medio de la iglesia las buenas noticias de salvación.

También es de resaltar que será predicado en todo el mundo, y aquí tenemos que reconocer que el mundo hoy está más conectado que nunca y la información de cualquier noticia llega con facilidad a todo lugar, y eso es muestra que Dios está preparando los tiempos del cumplimiento de esta palabra y que será a través de la iglesia que se cumpla.

En segundo lugar tenemos la frase “Para testimonio a todas las naciones” Los juicios de Dios son justos y si el quiere juzgar a las naciones como lo ha declarado, debe haberles dado la oportunidad de escuchar el mensaje de salvación primero, el aceptarlo o el rechazarlo dará como resultado salvación o condenación tal cual como Jesús lo anunció hablando del juicio de las naciones:

Mateo 25:31-46

"Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha:

Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna."

Ahora bien, sin duda el dar de comer, de beber, albergar, cubrir, visitar son cosas importantes para Dios y debemos cumplir con ellas, pero deben ir enmarcadas dentro de algo mayor y es el predicar el evangelio, “porque es poder de Dios para salvación”, como lo declara Romanos 1:16. De manera que las naciones serán juzgadas desde esta óptica. ¿Te imaginas entonces una Iglesia que no predica el evangelio? ¿una Iglesia que frente a las necesidades del mundo caya y no da a conocer las buenas nuevas?

En tercer lugar “y entonces vendrá el fin” Este es el orden de los acontecimientos futuros. Debemos saber que vendrá un fin, pero que antes el evangelio tendrá que cubrir la tierra como las aguas cubren la mar:

Habacuc 2:14 “Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar.”

¿Cuánto falta para el fin? No lo sabemos, pero lo que si sabemos es que éste es el tiempo en que el evangelio debe ser predicado en todo el mundo.

Inicié diciendo que este fenómeno del coronavirus es una gran oportunidad, así como lo declara el profeta Isaías 26:9b “porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia.” Así es, la atención del mundo está puesta en estos acontecimientos, la gente se está preguntando muchas cosas, y por los diferentes medios de comunicación actuales van y vienen cantidad de mensajes y reflexiones que intentan resolverlas. Es ahí cuando aparece la Iglesia con su mensaje de las buenas nuevas.

Hoy estamos confinados en nuestras casas, y rodeados de las personas mas cercanas, nuestra familia, y muchos de ellos aun no han escuchado las buenas nuevas... ¿Ahora entiendes el por qué de esta situación? ¿no te parece muy grande la misericordia del Señor encerrarnos en nuestras propias casas para que cumplamos con la profecía?

No pienses en otros países, la gente que aun no conoce de Dios vive contigo bajo el mismo techo, y Dios los ha encerrado para que no tengan forma de escapar, sin trabajos, sin estudio, sin afanes, simplemente dispuestos a escuchar el mensaje que Dios ha preparado para ellos a través de quienes le conocen.

Ahora bien, en nuestro estudio habitual del evangelio de Lucas, que hemos estado revisando en nuestra reunión de los jueves, nos corresponde el momento en que Jesús alimentó a cinco mil varones sin contar mujeres ni niños, ante lo cual estamos hablando de una multitud de entre 15 a 25 mil personas, y nos sirve perfectamente para ilustrar lo que estamos hablando, pues a partir de la necesidad de las multitudes de encontrar salud, Jesús aprovecho para predicar el evangelio. Veamos como dice el texto:

Lucas 9:10-17

Vueltos los apóstoles, le contaron todo lo que habían hecho. Y tomándolos, se retiró aparte, a un lugar desierto de la ciudad llamada Betsaida. Y cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que necesitaban ser curados. Pero el día comenzaba a declinar; y acercándose los doce, le dijeron: Despide a la gente, para que vayan a las aldeas y campos de alrededor, y se alojen y encuentren alimentos; porque aquí estamos en lugar desierto. Él les dijo: Dadles vosotros de comer. Y dijeron ellos: No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a no ser que vayamos nosotros a comprar alimentos para toda esta multitud. Y eran como cinco mil hombres. Entonces dijo a sus discípulos: Hacedlos sentar en grupos, de cincuenta en cincuenta. Así lo hicieron, haciéndolos sentar a todos. Y tomando los cinco panes y los dos pescados, levantando los ojos al cielo, los bendijo, y los partió, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante de la gente.  Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que les sobró, doce cestas de pedazos

Bien, Aquí vemos el regreso de los 12 después de que Jesús les comisionara predicar el evangelio en toda la región de Galilea. Jesús entendiendo la necesidad de descanso de Él y sus discípulos después de cumplida esta misión, decide alejarse de las multitudes e ir a un lugar solitario de la ciudad de Betsaida, sin embargo, la gente lo supo y los siguió, pues muchos de ellos necesitaban ser curados de muchas enfermedades.

Cuando Jesús los vio venir, a pesar del cansancio, los recibió, pero notemos que antes de sanarles les habló del reino de Dios pues es la prioridad, y luego los sano. La reunión tardó tanto que se estaba haciendo de noche y los discípulos inquietos se atrevieron a darle consejo al Señor que los despidiera para que buscaran alimento y albergue en los alrededores, ante lo que Jesús les lanza tremendo reto, como hoy a nosotros en medio de las necesidades del mundo nos dice: “ Dadles vosotros de comer”.

¿Se imaginan lo que estos hombres pudieron sentir en ese momento?, ¿Cómo vamos a alimentar a 25 mil personas?. Quizás hoy que estas escuchando esta enseñanza y frente a la situación que se vive en el mundo, o que vives en tu propia casa puedas preguntarle al Señor ¿y como voy yo a cumplir con esto que me pides?

Primero debes saber que todo lo que está ocurriendo está bajo el control de Dios y segundo que será Él quien supla lo que se necesite entregar.

Luego Jesús les pidió un acto de fe, que hicieran sentar a las personas en grupos de 50 ¿Te imaginas? Aún no hay alimentos a la vista, pero ellos deben actuar como si los tuvieran y llevar a las personas a acomodarse para comer. Quien sabe qué se les pasaría por la mente, quizás pensando en que iban a pasar vergüenza al ilusionar a las personas que para ese momento estaban cansados y con mucha hambre.

Pero como ya sabemos, Jesús realizó uno de los milagros creativos más sorprendentes, el único milagro de todos los que realizó que fue registrado en los cuatro evangelios, y que se compara con el poder usado en la creación. De 5 panes y dos peces alimentó a toda esta multitud y aún sobraron 12 cestas de comida.

Pero lo que más sorprende amada Iglesia es lo siguiente: Jesús demostró tener misericordia de este tan grande número de personas predicándoles el evangelio, sanándoles de diferentes dolencias y alimentándolos hasta la saciedad aún sabiendo que al día siguiente ese mismo grupo de personas en su mayoría habitantes de la ciudad de Betsaida lo rechazarían como Señor y Salvador.

Lo sabemos por el mismo relato de Lucas cuando Jesús dijo:

Lucas 10:13-16

"!Ay de ti, Corazín! !Ay de ti, Betsaida! que si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que se han hecho en vosotras, tiempo ha que sentadas en cilicio y ceniza, se habrían arrepentido. Por tanto, en el juicio será más tolerable el castigo para Tiro y Sidón, que para vosotras. Y tú, Capernaum, que hasta los cielos eres levantada, hasta el Hades serás abatida. El que a vosotros oye, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a mí me desecha; y el que me desecha a mí, desecha al que me envió."

Lo sabemos también por el texto paralelo de este relato en el evangelio de Juan 6 en donde la multitud al día siguiente salió de nuevo a buscar a Jesús en esta ocasión para que les diera el desayuno:

Juan 6:25-27,40-42

Y hallándole al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá? Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis. Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre... Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. Murmuraban entonces de él los judíos, porque había dicho: Yo soy el pan que descendió del cielo. Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido? ... Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él

Cabe resaltar como lo dice el versículo 64 del mismo capitulo que “Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar.” Pero este conocimiento no fue impedimento para que el les predicara el evangelio como tampoco lo debe ser para nosotros, pues estamos cumpliendo su palabra y llevando a cabo su plan, que se predique el evangelio en todo el mundo comenzando desde nuestras casas y después de esto si será el fin

El fin aún no es Iglesia, como lo dijo Jesús en Mateo 24:8 lo que estamos viendo es "principio de dolores". Pero que nos quede claro que este es un tiempo de misericordia de Dios para que los que aún no conocen el evangelio lo conozcan, así que aprovechémoslo, pues Dios nos está reuniendo en familia, todo lo que a diario nos ocupa y deja sin tiempo para la palabra quedó en un segundo plano, y la atención de las personas está en torno a esta situación mundial con el fin de que abran sus corazones al Señor.

Tenemos varios días, para sembrar en los que viven a nuestro lado la palabra de salvación. Ámalos, sírveles y sobre todo predícales del amor de Cristo.