Confianza en una fe probada

Bible Text: 3 Juan 1:2, 1 Pedro 1:3-9, Salmo 30:5, Isaías 54:7-8, Romanos 8:1, 2 Corintios 12:7-10, Hechos 14:22, Filipenses 1:21, Job 19:25-26, Romanos 8:17-18, Mateo 10:8b, 2 Corintios 1:5-6, 1 Corintios 11:30, Job 5:17, Lucas 15:16;18, Romanos 5:3, Santiago 1:1-4, Salmo 78:34, 2 Corintios 12:2, Salmo 119:71, 1 Corintios 10:13, 1 Pedro 4:10, Zacarias 13:9, Job 23:10, Éxodo 16:4, Deuteronomio 8:2, Job 42:3-6;10;12-17, 1 Pedro 5:10, Hechos 5:41. | Predicador: Pastor Sebastian Villada | ¿Cuál es el propósito de las aflicciones? Una de las razones por las que Dios prueba la fe del creyente, es para revelar su autenticidad; pues así como hay falsos profetas también hay falsos creyentes. La gracia de Dios es suficiente para todo sufrimiento humano. No dejes de confiar en el Señor cuando pases por las tribulaciones, Él ha prometido estar contigo. Si vemos las pruebas desde una perspectiva divina podremos tener un gozo triunfante.

Obediencia sin reproches

Bible Text: Lucas 19:28-34, Colosenses 2:13, Juan 6:26, Hechos 13:22, 1 Samuel 15:22, Juan 8: 31. | Predicador: Pastor Sebastian Villada | Series: Estudio Evangelio de Lucas | Si algo nos debe identificar como discípulos es la obediencia. Entre más conozcamos a nuestro Señor, para nosotros será mucho más fácil obedecerlo. Es tiempo de que dejemos de cuestionar su voluntad. Confiemos en que tenemos un Padre bueno. Él sabe lo que conviene y lo que no. Rindamos nuestra vida en una obediencia sin reproches.

La pobreza de la riqueza

Bible Text: Lucas 18:18-30, Marcos 10:17, Juan 6:28-29, Romanos 2:13-15, Romanos 3:19-20, Santiago 2:10, Romanos 7:7, Romanos 10:3, Romanos 3:21-24;27-28, Filipenses 3:8, Mateo 19:22, Juan 6:44. | Predicador: Pastor Juan Daniel Buenaventura | Series: Estudio Evangelio de Lucas | El joven rico no estuvo dispuesto a reconocer que era un pecador culpable, a afirmar que sus buenas obras no podían salvarlo, y a lanzarse sobre la gracia de Dios. Tampoco valoró los términos de gobierno soberano de Jesús a cambio de la vida eterna. En lugar de eso, se aferró a su legalismo santurrón, a su riqueza y sus relaciones. La salvación es humanamente imposible, y solo un acto soberano de Dios puede cambiar el corazón.

¿Quiénes entrarán en el Reino?

Bible Text: Lucas 18:15-17, Efesios 6:4, 2 Timoteo 1:5, 2 Timoteo 3:15, Deuteronomio 6:6-9, Proverbios 22:6, Colosenses 3:21, Proverbios 19:18, Marcos 10:14, Salmo 51:5, Salmo 58:3, Proverbios 22:15, Romanos 5:12-14, Deuteronomio 1:39, Job 3:11-17, 2 Samuel 12:23, Salmo 17:15. | Predicador: Pastor Juan Daniel Buenaventura | Series: Estudio Evangelio de Lucas | Los padres cristianos oran por la salvación de sus hijos, y actúan hacia ese objetivo enseñándoles el evangelio en una actitud de amor y viviendo vidas cristianas delante de ellos. ¿En qué estaba pensando Jesús cuando declaró que de los niños es el Reino de Dios? ¿Cuáles son aquellas cualidades que también deberían estar en nosotros? Asombro, confianza inquebrantable, instinto de obediencia y capacidad de perdonar.

Dios no oye a los pecadores

Bible Text: Lucas 18:9-14, Juan 4:31-23, Mateo 6:5, Juan 9:31, Jeremías 14:11-12, Proverbios 21:13, Proverbios 28:9, Salmo 66:18, Isaías 1:15, Jeremías 11:11;14, Isaías 59:1-2, 1 Reyes 21:27-29, Jonás 3:6-10, Mateo 6:16, Deuteronomio 14:22, Mateo 23:23, Lucas 11:42, Santiago 4:6, Isaías 64:6. | Predicador: Pastor Juan Daniel Buenaventura | Series: Estudio Evangelio de Lucas | Jesús nos presenta a dos personajes: El fariseo y el publicano. Dos extremos, uno religioso, el otro un pecador, uno respetado, el otro aborrecido. Seguramente ambos fueron a buscar perdón delante de Dios, pero uno lo hizo bajo su propia justicia y el otro reconociendo su pecado. Dios conoce y escucha todas las cosas, pero la única oración del impío que Él escuchará es la oración de arrepentimiento genuino. Ningún orgulloso puede orar. La puerta del cielo tiene el dintel tan bajo que no se puede entrar más que de rodillas.

El sistema del mundo

Bible Text: Lucas 16:1-18, Juan 15:18-19, Gálatas 1:3-4, Romanos 12:2, 1 Juan 2:15, Salmo 73:2-9;16-20, Romanos 1:32, Santiago 4:4 | Predicador: Pastor Juan Daniel Buenaventura | Series: Estudio Evangelio de Lucas | El sistema del mundo se mueve por el instinto de supervivencia. Se toleran tratos comerciales de dudosa ética, se favorecen prácticas cuestionables y el mundo elogia a un estafador inteligente. Las riquezas se pueden convertir en el amo de tus pensamientos, que condicione tus motivaciones para el presente y el futuro y que afecte a tus relaciones familiares y de amistad. Para los creyentes el dinero, más allá de su valor material, debe tener un carácter espiritual. Las riquezas deben ser un medio para alcanzar los propósitos de Dios, y no convertirse en un fin que nos esclavice. No podemos servir a dos señores.

El fracaso del éxito

Bible Text: Lucas 14:1-14, 2 Corintios 3:2-3, Proverbios 25:6-7, Proverbios 27:2, 1 Pedro 5:6, Salmo 75:6-7, Filipenses 2:3, 1 Timoteo 6:8-9, Romanos 12:3, Isaías 22:22, Apocalipsis 3:7-8, Filipenses 2:6-11. | Predicador: Pastor Juan Daniel Buenaventura | Series: Estudio Evangelio de Lucas | Muchos tienen el deseo de alcanzar en medio de la iglesia una posición determinada o un estatus, incluso mediante un barniz espiritual o una fachada. Su aparente humildad no es más que una forma sutil de orgullo espiritual muy peligrosa. La Biblia nos recuerda que no debemos jugar a la autopromoción. Cuando buscamos honrarnos a nosotros mismos, siempre seremos humillados, si no en la tierra, entonces por toda la eternidad. No deberíamos buscar ser alguien en esta tierra, sino luchar por tener entrada en el Reino de Dios, y eso se logra reconociendo con humildad lo que somos delante de Dios.

Un corazón intercesor

Bible Text: Lucas 13:31-35, Hebreos 13:6, Salmo 118:5-9, Hechos 5:28-29, 2 Timoteo 4:7, Salmo 17:8, Salmo 91:4, Isaías 31:5, Lucas 19:41-44, 2 Corintios 5:19-20, Lucas 21:20-21, Zacarias 12:10, Romanos 11:25-27, 1 Timoteo 2:8. | Predicador: Pastor Juan Daniel Buenaventura | Series: Estudio Evangelio de Lucas | Jesús habló con un sentimiento especial, repitiendo el nombre «Jerusalén» para dar énfasis. Este amor profundo que Jesús tenía por Jerusalén fue con pleno conocimiento de los pecados de la ciudad. Es por ello que con gran dolor les rogaba que se alejaran de la destrucción que vendría. Tal como la madre pájaro lo hace con los polluelos, Jesús quería proteger, alimentar y cuidar a Su pueblo; deseaba hacerlos seguros, felices y que conocieran su amor. ¿Estamos atendiendo el llamado de Dios? ¿Estamos intercediendo por aquellos que aún no disfrutan de la salvación?

La Ansiedad

Bible Text: Salmo 34:10, Salmo 23:1, Lucas 12:22-34, Eclesiastés 8:8, Colosenses 3:1-2, 1 Corintios 10:31, Colosenses 3:23, Romanos 8:32. | Predicador: Pastor Juan Daniel Buenaventura | Series: Estudio Evangelio de Lucas | Existen dos razones por las que una persona puede tener ansiedad: ignorancia o incredulidad. Ignorancia pues no entiende la revelación del amor y cuidado de Dios. Incredulidad, pues a pesar de conocer esa revelación le cuesta creer en ella. La mayor preocupación para un creyente debe ser cumplir el propósito con el cual Dios le ha llamado, entendiendo que Dios ha prometido añadir fielmente todas las demás cosas.

La Avaricia

Bible Text: Lucas 12:13-21, Deuteronomio 8:18, 1 Timoteo 6:17, 1 Timoteo 6:10, Proverbios 23:4-5, Proverbios 30:8-9, Job 31:24-25;28, Deuteronomio 8:11-14, Marcos 4:19, Eclesiastés 5:12, Santiago 4:13-16, Mateo 6:27, Eclesiastés 2:18-19, 1 Timoteo 6:17-19. | Predicador: Pastor Juan Daniel Buenaventura | Series: Estudio Evangelio de Lucas | La avaricia es el deseo, ansia o afán desordenado de poseer y adquirir riquezas para acumularlas. La Biblia no prohíbe la posesión de dinero, pero si prohíbe amarlo, y advierte que el amor al dinero hace que las personas se olviden de Dios. La avaricia es idolatría porque hace que las personas confíen en sus riquezas y no en Dios. Una vida satisfactoria y gratificante no se obtiene en el mundo material, sin importar cuánto se posea. Es la bendición de la salvación la que nos permite realmente disfrutar de paz eterna, gozo y esperanza.