– En el capítulo anterior, Josué decidió hacer un altar a Dios para adorarlo por la victoria que les dio en Hai y para leer la palabra de Dios con todo el pueblo. Ahora, están listos para enfrentar otro tremendo desafío.

– Oye lindis! Que bueno verte de nuevo. Que historia super-emocionante nos vas a contar hoy.

– Holaaaa. Yo también vine a escuchar otra historia de Josué ¡porque quiero acción! Iaaaa, fiuuuu, waaa

– Claro que si amiguitas. También me da gusto verlas. Pónganse cómodas. Y ustedes niños allá en la casita, ¿Están listos?

– Siiiiiiiiiiiii!!!!!

– Resulta que Josúe después de sus victorias, hizo la paz con Gabaón. Y cuando se enteró Adonisedec, rey de Jerusalén, tuvo miedo y se alió con otros reyes Amorreos rogándoles:

– “Vengan y ayúdenme a destruir Gabaón, porque hizo la paz con Josué y con el pueblo de
Israel”.

– Uy si amigui. Esos cinco reyes amorreos unieron sus ejércitos para atacar en manada amigui.
– Pusieron todas sus super-tropas en posición y atacaron a los pobres Gabaónsitos.

– Así es Pazlomita. Enseguida, los hombres de Gabaón enviaron mensajeros a Josué, quien se encontraba en su campamento, en Gilgal.

– Ay si mi lindis, ellos todos desesperaditos le decían a Josuecito: ¡No abandones a tus siervos ahora!
– ¡Por favorsito, ven de inmediato! ¡Sálvanos no seas asi! ¡Ayúdanos que estos guaches nos van a matar!

– Entonces Josué y todo su ejército, incluidos sus mejores guerreros, salieron de Gilgal hacia Gabaón.

– “No les tengas miedo, porque te he dado la victoria. Ni uno de ellos
podrá hacerte frente”.

– Josué marchó toda la noche desde Gilgal y tomó por sorpresa a los ejércitos amorreos.

– Y entonces Diosito hizo que esos amorreos feos se llenaran de miedo, y los israelitas llegaron y pum y pan y chaz!!, les dieron su merecido en Gabaón. Y los persiguieron hasta Bet-horón. Además lindis, mientras los amorreos estaban en retirada por el camino de Bet-horón, Diosito los remató con una tormenta de granizo te-rri-ble que los dejó super-aniquilados osea.

– Pero lo más impresionante de todo pazlomita, es que ese día que el SEÑOR les dio a los israelitas la victoria sobre los amorreos, Josué oró al SEÑOR delante de todo el pueblo de Israel y dijo:

– “Que el sol se detenga sobre Gabaón, y la luna, sobre el valle de Ajalón”.

– Entonces el sol se detuvo y la luna se quedó en su sitio hasta que la nación de Israel terminó de derrotar a sus enemigos. Esto quedó registrado en el libro de Jaser que aquel día el sol se detuvo en medio del cielo y no se ocultó como en un día normal.

– Waaaaaww!!! – Que oración tan impresionante y que maravilloso el Señor como les respondió con cosas imposibles. ¡No me queda duda, que ese día el SEÑOR peleó por Israel!

– Así es mi monita bellis. Así como el Señor peleó por Israel con poder sobrenatural, así mismo pelea por nosotros y nos ayuda haciendo cosas que para nosotros son imposibles. Jenncita me perdonas, pero hoy voy a despedir yo a los peques.
– Mis lindis, ya saben que pueden esperar cosas impresionantes de Dios porque para Él no hay nada imposible. No olviden suscribirse a nuestro canal superkiut y sígannos en nuestras telarañas sociales para mantener conectados a todas nuestras super-ultra-archi-igle-historias. Y si quieren verlas todas toditas, entren a nuestra página
web: www.pibmanizales.com/igleactiva

– Adiosiiitoooo. Piiicos. Mua!

Actividad

Descargar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *